Lo extraordinario habita en las entrañas de lo ordinario. Nuestro hábitat urbano es un gigante esqueleto ajedrezado sobre el que el hábitat natural abandonado proyecta sus sombras.
Altera Natura es un susurro sobre inexorabilidad, etapas, obstáculos, errores y reinicios; un murmullo sobre fugacidad, anhelos, protestas y alegrías.