Lo extraordinario habita en las entrañas de lo ordinario.
Habitare es como una travesía, únicamente importa el viaje.
Habitare es llegar a conocer más, sentir más, construir más, hacer tuya una idea del mundo.
Mi Habitare es destripar(me), traspasar las fronteras de lo incómodo creando un punto de apoyo existencial.