Del griego nephéle "nube" y bátes "que anda". Dícese de una persona soñadora, que no se apercibe de la realidad.